Saltar al contenido

Ostracismo impresionista

Noticias y otras curiosidades

Ostracismo impresionista
Visita

Publicado el

Visita

Categoría

El ostracismo fue en la antigua Grecia un método de castigo popular, no contenía pena judicial, pero sí que era una medida de protección ante tiranos y demagogos. Los ciudadanos escribían los nombres en un trozo de cerámica o en la concha de una ostra, (de aquí su nombre) y en reunión y votación decidían desterrar o apartar de la vida pública a aquellos políticos de malas praxis.

Como ya es sabido, el relato de la historia también ha tenido en reiterado ostracismo la figura y relevancia de la contribución de las mujeres en los ámbitos científicos, artísticos y sociales.

El despertar de la mañana, Eva Gonzales, 1876
La cuna, Berthe Morisot, 1872
Autorretrato, Marie Bracquemond, 1870
Niña en un sillón azul, Mary Cassat, 1878

Un claro y lamentable ejemplo es el ninguneo del papel importante de las pintoras en el periodo del estilo impresionista.

Respetadas por sus colegas masculinos contemporáneos que admitían y reconocían la influencia de la sensibilidad de sus temática y calidad técnica, no fueron tratadas justamente por crítica, sociedad ni crónicas posteriores.

Como pequeño tributo os mencionaré a estas cuatro artistas que convivieron con figuras como Monet, Manet, Degas, Van Gogh, etc.:

  • Eva Gonzales, (Francia), 1849-1883
  • Berthe Morisot, (Francia), 1841-1895
  • Marie Bracquemond, (Francia) 1840-1916
  • Mary Cassatt, (EE.UU), 1844-1926

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Configurar